lunes, junio 12, 2006

Los Tres Requisitos

Hoy, o mañana, en casi todas las oficinas y plantas de importancia del mundo, un alto empleado examinará una lista de nombres.

Tu nombre puede estar en esa lista.

Un puesto de responsabilidad está vacante, y él se encuentra cara a cara con el viejo problema: ¿En donde puedo encontrar a un hombre para este puesto?.
Los rostros, las frases, el trabajo, las impresiones de varios hombres, pasarán por su mente.

¿Cuál es la primera pregunta que hará?.

"¿Cuál es el hombre que tiene mejor iniciativa, cual puede tomar esta responsabilidad?".

Y ESE es el hombre que ocupará el puesto vacante. Porque la cualidad mas necesaria en la vida es la confianza en ti mismo, el conocimiento de tu poder. Con eso, el segundo requisito es fácil: iniciativa o el valor de empezar. Muchos hombres tienen buenas ideas, pero muy pocos, tienen confianza en sí mismos o el valor de empezar algo.

Con constancia e iniciativa, el tercer requisito se presenta muy naturalmente: la fe necesaria para avanzar ante todos los obstáculos.

"Oh, Dios –dijo Leonardo da Vinci–, ¡tu nos vendes todas las cosas por el precio de un esfuerzo!.
Y pocos lo podían decir mejor que el. Era un hijo ilegítimo, y esa desgracia lo hizo el objeto de muchas burlas. Tuvo que hacer algo para elevarse sobre la multitud. Y lo hizo. "Por el precio de un esfuerzo" llegó a ser el artista mas graden de Italia –probablemente del mundo– en una época en que Italia era famosa por sus artistas.

Reyes y príncipes se sentían honrados de estrechar la mano de este muchacho ilegítimo. El hizo famoso el nombre a que no tenía derecho.

"Logra tu propia salvación", dijo San Paulo. Y el primer requisito para lograrlo es el conocimiento de tu poder. Todas las generaciones pasadas te han legado habilidades que tú usas.

Esas habilidades se encuentran almacenadas en tu mente inconsciente. Úsalas.

¿Eres un artista? El genio de un Da Vinci, la habilidad de un Rembrandt, la visión de un Reybold, está tras de tus dedos. Ordena al genio de tu mente que te permitirá usarlas.

¿Eres un cirujano, un abogado, un ministro, un ingeniero, un comerciante? Abriga en tu mente la imagen de los hombres mas grandes que han hecho lo que tú ahora estás haciendo. Usa a esos hombres como tu modelo.

Y no solo como tu modelo, sino también como tu inspiración. Empieza donde ellos terminaron. Pide a tu mente habilidad, su inteligencia, su iniciativa.

Comprende que tu puedes ser tan grande como ellos fueron. Comprende que todo lo que ellos hicieron, todo lo que aprendieron, toda la habilidad que adquirieron están almacenadas en la

Mente Universal y que por medio de tu mente inconsciente tu puedes hacer uso de esas cosas.
Todo lo que ha sido hecho, pensado o ganado o existido está en la mente Universal. Y tú eres una parte de la Mente Universal. Tu puedes llegar a ella. Tu puedes obtener de ella todo lo que necesites. Si puedes comprender esta verdad, encontrarás que es la llave de todas las circunstancias, la solución a todos los problemas, la satisfacción de todos los deseos.

Pero para usar esa llave, debes de tener en la mente los tres requisitos: fe en tu poder, iniciativa, y el valor de empezar. Tu no te pondrías de pie ante un pizarrón y pedirías al principio de las matemáticas que resolviera un problema.

Sabe que el principio está allí, pero tu tienes que usarlo. De la misma manera, todo el conocimiento que puedes necesitar está en la Mente Universal, pero tú tienes que encontrarlo en esa mente.

Y sin los tres requisitos , te será imposible hacerlo.

Nunca dejes que el desaliento te detenga. El desaliento es el enemigo mas peligroso, porque es el mas engañoso. Generalmente se considera inofensivo, y por ese motivo es mas siniestro.
Una vieja leyenda nos dice que el diablo puso una vez a la venta todos los instrumentos.

Los extendió sobre una mesa –allí estaban el odio, la malicia, la envidia, la desesperación, la enfermedad y la sensualidad– y todos los otros.

Pero a un lado, separado de los demás, estaba un instrumento que parecía inofensivo, y que tenía el nombre de "Desaliento". Era un instrumento muy viejo, pero su precio era muy superior al de todos los demás. Cuando le preguntaron la razón, el diablo contestó:

"Porque ese lo puedo usar más fácilmente que los demás. Nadie sabe que me pertenece, y con el puedo abrir puertas que estén cerradas para todos los demás. Y cuando entro por medio del

Desaliento, puedo usar todos los otros instrumentos".

Por eso, agrega a tus pensamientos la sensación del éxito. Es la mejor protección contra el desaliento. El pensamiento es, por supuesto, lo mas esencial. Tienes que usarlo para tener iniciativa. Pero la fe necesaria para avanzar, a pesar de todos los obstáculos, viene de la sensación del éxito.

Cultiva la confianza en ti mismo, cultiva la sensación de que ESTÁS triunfando. Comprende que tienes poder ilimitado para hacer todas las cosas. Comprende que con la ayuda de la Mente

Universal, ninguna situación es demasiado difícil, ningún problema demasiado complicado. Cuando te pones límites, cuando dudas de tu habilidad para hacer frente a cualquier situación, estás poniendo un límite al poder de la Mente Universal.

Con esa comprensión de tu poder, con esa confianza en el poder ilimitado de la Mente Universal, es fácil mostrar iniciativas, fácil encontrar el valor para empezar algo.

Tu tienes el derecho de dominio sobre todas las cosas: sobre tu cuerpo, tu medio ambiente, tus negocios, tu salud.

Desarrolla esos tres requisitos y ganaras ese dominio.

1 comentario:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Hola, Patricia. Paso a visitarte, devolviéndote la visita que has hecho a mi blog. He estado leyendo diferentes entradas de tu blog, que me confirman que la mayoría de las personas, independientemente de sus preferencias políticas, se encuentran en la búsqueda de lo que es mejor para sí mismas y para los demás.
Soy coterráneo tuyo, por cierto. Nací en Monterrey. Ahora vivo en Torreón.
Te envío un afectuoso saludo.