martes, septiembre 26, 2006

Cada obstáculo puede estar disfrazando una oportunida




Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino.

Luego se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda piedra. Algunos simplemente la rodearon.

Muchos culparon a la autoridad por no mantener los caminos despejados, pero ninguno de ellos hizo nada para sacar la piedra del camino.

Un vecino del pueblo que vivía en el sitio más descampado, pasaba por allí exhausto con un fardo de leña sobre sus hombros; y la vio. Se detuvo, luego se aproximó a ella, puso su carga en el piso trabajosamente y trató de mover la roca a un lado del camino.

Después de empujar y empujar hasta llegar a fatigarse mucho, con gran esfuerzo, lo logró.

Mientras recogía su fardo de leña, vio una pequeña bolsita en el suelo, justamente donde antes había estado la roca.

La bolsita contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey diciendo que el premio era para la persona que removiera la roca como recompensa por despejar el camino.

El campesino aprendió ese día que cada obstáculo puede estar disfrazando una oportunidad, tanto para ayudar a los demás como para ayudarse asimismo.-

11 comentarios:

KARMILA dijo...

Muy linda refelxión para comensar el día, tantas veces se nos presentan obstaculos y nos hacemos un lado y otras tantas luchamos por vencer ese obstaculo y cuando lo hacemos nos damos cuenta el bienestar no es solo personal si no plurar. Como con una acción podemos beneficiar a muchas personas, buen post.

Besos¡¡

Raúl*Grijalva dijo...

muy bueno

EDUARDO CAVIERES dijo...

HOLA, TE PUEDO SEÑALAR QUE CONCUERDO COMPLETAMENTE CONTIGO, TIENES MUCHA RAZÓN Y SABIDURÍA EN LO QUE RELATAS.

SALUDOS DE EDUARDO CAVIERES.

Francisco dijo...

Recuerdo que hace años estaba prácticamente sin trabajo, entonces una persona me ofreció ir con él a cargar camiones cosa que hice no sin cuestionar el asunto; y como resultado de aquello tuve la oportunidad de aprender a conducir camiones, actividad que realizo ahora.
Tienes toda la razón; en lo que puede parecer un obstáculo se puede esconder una gran oportunidad.

De ello no me cabe la menor duda. Muchos saludos.

Esther dijo...

¡ Qué precioso relato! Es cierto, estoy completamente de acuerdo contigo. Además, añadir que no importa el dinero, ni el trabajo tanto como el construirse uno como persona día a día, aprender de los demás y enseñar a los demás. Al final, no quedará la imágen de en lo que te ocupabas o el genio o malillo que eras en el trabajo, sino la imágen de la persona que fuíste.

Un beso enorme.

Bexza dijo...

Definitivamente cada dia me engancho mas en tu blog, mensajes cortos pero muy nutritivos...me encanta visitarte querida mexicana...besos!

SoL LuNaR dijo...

Bello cuento.
No puedo pasar por este blog sin dejar un saludo.
Luz.

Domingo dijo...

QUE BELLA ENSEÑANZA...EN ESTE MOMENTO QUE ENCUENTRO CON TANTOS OBTACULOS...DE VERDAD FELICIDADES OJALA PUEDAN COMPARTIR MAS ENSEÑANZAS DE ESTE TIPO...

Domingo dijo...

QUE BELLA ENSEÑANZA...EN ESTE MOMENTO QUE ENCUENTRO CON TANTOS OBTACULOS...DE VERDAD FELICIDADES OJALA PUEDAN COMPARTIR MAS ENSEÑANZAS DE ESTE TIPO...

Domingo dijo...

QUE BELLA ENSEÑANZA...EN ESTE MOMENTO QUE ENCUENTRO CON TANTOS OBTACULOS...DE VERDAD FELICIDADES OJALA PUEDAN COMPARTIR MAS ENSEÑANZAS DE ESTE TIPO...

Domingo dijo...

QUE BELLA ENSEÑANZA...EN ESTE MOMENTO QUE ENCUENTRO CON TANTOS OBTACULOS...DE VERDAD FELICIDADES OJALA PUEDAN COMPARTIR MAS ENSEÑANZAS DE ESTE TIPO...