sábado, agosto 05, 2006

ORAR es hablar con DIOS








Hemos cerrado nuestro oidos a la voz interna, a la reflexión, y al silencio y hemos caído en la confusión y la perdida de objetivos trascendentales. En una palabra hemos dejado de lado una varita mágica que nos unía con nuestra divinidad : la oración.

Orar es hablar con Dios, es conectar con esa Conciencia Cósmica de la que hablan los científicos modernos, o con el Dios de los cristianos, o con Allah, o Buda, da igual, porque la ultima verdad es que todos pertenecemos a ese centro que es Unidad, de la misma forma que el hijo pródigo por mucho que se aleje siempre pertenece al linaje del Padre. Ese es el centro de nuestro templo interior.

No necesitamos ningún artefacto extraordinario para ponerla en practica, ni para activarla, no precisa de carga, o maestro guru o grupo; solo requiere sencilla y llanamente que nos sentemos, cerremos lo ojos, pongamos las manos en posición de orar y hablemos, o simplemente conectemos con la Luz.

Y es mágica, lo puedo asegurar; funciona siempre; experimenta con ella y observa los resultados.

Los budistas recomiendan la oración continuada de mantras para, sanar, mejorar la situación laboral, mediombiental, familiar, o alcanzar la iluminación.

La oración es su práctica. Mediante la oración podemos conducir a nuestros familiares fallecidos a niveles mas altos de luz; podemos enviar energía a seres queridos lejanos geográficamente; podemos sanar nuestro cuerpo y nuestra mente; podemos tener mejores relaciones con nuestro entorno, podemos crear un escudo de luz que nos proteja de enemigos, y otras negatividades, podemos cambiar la onda vibratoria de los alimentos que consumimos para que no nos dañen, e incluso mejoraremos nuestro trabajo y nuestra cuenta bancaria.

Invito a que retomemos la oración y comprobemos sus efectos mágicos.

Tenemos citas evangélica en la que nos dicen que “cuando os reunierais mas de uno y orareis en mi nombre allí estaré yo “. Así recibieron el Espiritu Santo, y así salieron a predicar los primeros hombre de Cristo cuando no había ni iglesia ni religión, ni estructura espiritual organizada, y en realidad solo eran un grupo de personas con un común denominador : El Amor.

El Amor mueve montañas, derrite los corazones mas duros y hace vibrar en su mas alto nivel los estados emocionales de la persona, así pues ¿ como no va a ser posible reequilibrar organismos enfermos, y nivelar estado emocionales alterados ?

7 comentarios:

Alcon dijo...

Hola!!

Muchas gracias por tu visita a mi blog, de he decirte que me emociona mucho cuando es alguien de mi país que tanto extraño!

Le he hechado un vistazo a tu blog y me ha gustado mucho, irradías sensibilidad y amor hacia tus hijas principalmente.

Lindo blog nos leemos, un abrazo desde el cono sur.

Raúl*Grijalva dijo...

Orale!..
Bueno yo la verdad nunca oro, pero voy a orar...
A ver que pasa y si no, renuncio Jajaja

¿Se vale orar en los exámenes?
Jaja no es cierto, no necesito orar en eso... Soy inteligente =P

Pero yo no tengo ni un problema, eso creo...

Mejor voy a orar por otros que necesiten...

Raúl*Grijalva dijo...

Ok, Paty, te lo prometo que sí

Julio dijo...

Estoy contigo. La oración es un medio poderoso para mover amor, energía, luz, sanación..
Y hemos de dedicar tiempo de cada día a nosotros, al silencio...
Un besote.

Anónimo dijo...

Querida Patricia…

Primero que nada, mil gracias por pasar por mi blog, y comentarme que lo seguirás asiendo, muchas gracias, en este preciso momento estoy algo ocupado en cuanto a tiempo y no he podido pasear por los blogs donde encuentro a personas verdaderas y sinceras como tu, gracias nuevamente, ya me haré un tiempo para leerte con atención, mil gracias bye bye…

RUFUS dijo...

yo no soy religioso pero soy espiritual.

voy por libre sin un credo ortodoxo.
pero mis dogmas abrazan todo lo humanista de las religiones oficiales.

de lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior.

salut

Anónimo dijo...

PODEMOS DECIR QUE LA ORACION ES UNA DIVINIDAD , QUE ES UN DIALOGO CON DIOS.
Y HAY DOS CLASES DE ORACION UNO TRADICIONAL (MEDITACION)Y EL SEGUNDO LA ORACION VERDADERA QUE SALE DEL CORAZON.