miércoles, agosto 02, 2006

Te Amo Mama





Muchos de nosotros tendemos a imaginar que siempre habrá otra oportunidad de encontrarnos y hablar con nuestros amigos y parientes, de modo que no importa si algunas cosas queda sin decirse.

Cada vez que tengo la oportunidad de conocer a alguien, trato de dar lo mejor de mí, ya que ese puede ser nuestro último encuentro.

El budismo identifica el dolor de la partida de los seres amados como uno de los sufrimientos inevitables de la vida. Es una verdad que no podemos evitar experimentar la tristeza por una separación.

Desde el punto de vista budista, los vínculos que unen a las personas no son de esta existencia nada más. Debido a que los que han muerto viven dentro de nosotros, nuestra felicidad está compartida de forma natural con ellos. Lo más importante para los que estamos vivos en este momento, es vivir con esperanza y esforzarnos para se felices.

Al lograr nuestra propia felicidad podemos enviar "ondas" invisibles de felicidad a todos aquellos que han fallecido. Pero si nos permitimos agobiarnos por la tristeza, el difunto también sentirá esta tristeza, porque somos inseparables.

"Las vidas de aquellos que han sufrido las más grandes tragedias resplandecen con el más grandiosos brillo , yo perdi a mi madre a los 11 años pero ella sigue estando viva no fisicamente
pero espiritualmente ella nunca se aleja de mi .

Existen muchos ejemplos donde las personas que han perdido a su madre o padre a temprana edad han logrado grandes cosas, yo tal vez no he logrado grandes cosas pero lo que si he logrado es salier adelante, siempre pensando que la vida es hermosa a pesar de tanto dolor .

"La muerte de mi madre fue un gran impacto para mí, tan grande que casi no me pude recuperar de él. Me tomó mucho tiempo superarlo. Pero eventualmente yo notaba algo: que cualquier fuerza que yo tenía me la había dado mi madre.

Las palabras de mi madre permanecían vivas en mí. Mi madre vivía dentro de mí.

Luchando para sobreponernos a la pena y tristeza que acompaña a la muerte, nos hacemos más conscientes de la dignidad de la vida y compartimos el sufrimiento de otros como el nuestro propio.

Aquellos que pueden superar el dolor y continuar viviendo con fuerza y coraje, merecen respeto. Yo admiro mucho a alguien que pueda superar sus propios sufrimientos y seguir adelante .

10 comentarios:

Nekane dijo...

Me parece igual de triste que de hermoso…
Los que seguimos teniendo a nuestros progenitores a nuestra vera, los enjuiciamos, los exigimos, queremos que sean más de lo que son…
Me has hecho pensar y recapacitar lo grande que será el vacío el día que alguno me falte.
A veces hay que sentir el vacío, el amor en otra persona, para despertar el tuyo y enmendar algunas conductas, gracias Patricia, gracias…

Nekane dijo...

Siento orgullo y una gran fortuna al haber conocido una persona a miles de kilómetros con esa gran sensibilidad que tú posees, con esa entrega y generosidad. Aprendo de tus palabras, aprendo de tus reflexiones, de tu conocimiento y del gran sufrimiento que tuviste que pasar y pasas de algún modo, para ser la magnifica persona que eres…
Siéntete dichosa, grande, porque lo eres, Patricia querida.
Siempre muy cerca de mi alma.

Raúl*Grijalva dijo...

Me declaro Fan #1 tuyo
Me encanta este blog!

Toño dijo...

Yo no puedo hablar de la separación de la muerte, porque ninguna tengo muy cercana, cruzo los dedos ¿sabes?. Pero sí puedo hacerlo de la separación física, no hace mucho que me he trasladado a trabajar a 1000km de donde tengo mi casa y mis seres queridos. Es duro para mi y supongo que ellos, los que me aprecien, deben de sentir algo parecido...pero lo interesante está en seguir hacia adelante, sin mirar atrás. Sabemos que un día nos encontraremos en el camino hacia alguna parte.
Saludos.

El funebrero dijo...

Ví a mucha gente separarse físicamente de sus seres queridos, pero nunca se alejan sus almas... Siempre están rondándonos para acompañarnos... Te dejo un beso, me gusta tu sensibilidad...

Badanita dijo...

Hola Patri :)

Yo perdí a quien mas amaba, a mi padre, hace 8 años ya.
Me siento fuerte pues pese a haberme derrumbado pude salir adelante!
Podía irme con él o seguir viviendo en su honor.
Todos los dias está en mi corazón.

Besos porteños para vos y para todos los regios :****

klau2 dijo...

saludos a tu vieja
desde el otro lado de América
desde Chile

.
.
.
A LOS SEÑORES DE LA GUERRA
.
http://klau2.blogspot.com/
.
.
.

Anónimo dijo...

AMIGA LINDA, ASI COMO MI PADRE NUNCA ME HA DEJADO, SIEMPRE ESTA CONMIGO, UN BESO , SE LE QUIERE, A PROPOSITO , ME ENCANTA VENIR A VER TUS ESCRITOS, SON HERMOSOS.


BESOS DESDE CHILE

Julio dijo...

Bellas palabras y hermoso testimonio, el que nos ofreces.
Al ser eternos, todos estamos siempre unidos, el amor es la sustancia de la que formamos parte.
Sólo al negarnos a nosotros mismos producimos la ruptura, la separación con la esencia y el origen, llegando a la ignorancia, la violencia, el odio y la guerra.
Saludos!

Luis Luna dijo...

Muy sabias palabras y que buena foto!!!

Muchos saludos.